Eco-LED

La tecnología LED disminuye considerablemente el consumo eléctrico derivado de la iluminación.

Estudios demuestran que las reducciones en los gastos de energía llegan hasta un 60% en comparación con las lámparas incandescentes y 40% respecto de las fluorescentes, convirtiéndose así en la mejor opción para reducir los costos de energía eléctrica; esto en cuanto a solo uno de los beneficios que presenta durante su vida útil e incluso son una solución ambiental, porque al consumir menos energía las centrales termoeléctricas liberan menos agentes contaminantes como el dióxido de carbono, al cual se le atribuye ser el principal causante del efecto invernadero.

Al no poseer mercurio en su composición como otras fuentes de luz, no contribuyen o por lo menos minimizan la contaminación ambiental.